y tú ¿para qué has nacido?

Para que tú estés hoy aquí,  hace unos 3.500 millones de años,  una azarosa serie de acontecimientos,  a cada cual más sorprendente e imposible,  hicieron que se creara la primera molécula.

Para que tú estés hoy aquí, hubo un momento en que algún anfibio decidió jugarse el tipo, salir de su zona de confort, la apestosa charca,  y pasear por la tierra.

Para que tú estés hoy aquí, otro anfibio se transformó en reptil, dejando atrás la humedad y la seguridad.

Para que tú estés hoy aquí, ese reptil pasó de poner huevos a mamífero.

Para que tú estés hoy aquí,  ese mamífero derivó en el primer homínido hace unos 8 millones de años.

Para que tú estés hoy aquí, fue evolucionando durante miles de años hasta que hace cuatro millones  años,  apareció el  Austrolopitecus,  más tarde al Homo Hábilis, Homo Erectus,  Homo Sapiens y por fin Homo Sapiens Sapiens, hace 100.000 años.

Para que tú estés hoy aquí, tus antepasados  tuvieron que superar enfermedades, hambrunas,  guerras, accidentes…

Para que estés hoy aquí, tus requetetatarabuelos, tuvieron que engendrar antes de los 30 años,  que es cuando solían morir

Para que estés hoy aquí, tus bisabuelos y abuelos tuvieron que pasar una guerra civil, hambre, miseria, dolor, terror, bombas, miedo.

Para que tú estés hoy aquí, tu madre y tu padre tuvieron que conocerse por puro azar entre millones de personas y gustarse hasta el punto de formar una familia.

Para que tú estés hoy aquí, esa noche de polvazo galáctico, tu padre, en su orgasmo, expulsó 150 millones de espermatozoides, de los cuales solo llegó uno al óvulo de tu madre,  que por casualidad era fértil ese día.

Ese eras tú.

¿Sabes cuantas posibilidades hay de que te toque el Gordo de la Lotería de Navidad?,  una entre 99.999, y a ti te tocó la lotería de la vida que es mucho más difícil ¡entre 150 millones de posibilidades!

Para que tú estés hoy aquí, durante 9 meses tu madre no tuvo la desgracia de abortar, el parto no se complicó y moriste como les ha pasado a millones de niños en el mundo, en la historia.

Para que tú estés hoy aquí, te han cuidado, abuelos, profesores, policías, bomberos, hermanos, barrenderos, amigos, médicos, conductores, ingenieros, fruteros, científicos y todos aquellos que han hecho posible con su trabajo que tú no mueras, que llegues hasta hoy.

Para que tú estés hoy aquí, han tenido que pasar 4.500 millones de años desde la gran explosión que lo empezó todo, y en cualquiera de los minutos, de los segundos de estos 4.500 millones de años, algo hubiera podido salir mal y tú no estarías hoy aquí.

¿Eres consciente de lo imposible que es que tú hoy estés leyendo estas líneas?

¿Eres consciente del esfuerzo enorme que ha tenido que hacer el universo,  y todos aquellos miles de millones de seres vivos, de personas, que han hecho posible, incluso sacrificando su vida,  para que  tú estés hoy aquí?

Y lo único que se te ocurre decir hoy, es:

­_ Jó! que calor hace…­

_ ¡Que terrible, ha perdido el Madrid!

_ ¡Que mierda de vida! me duele la cabeza

_ ¡Puto atasco!

Con todos mis respetos y sin ellos:

¡¡¡Tú eres gilipollas!!!

Tú no mereces hoy,  estar aquí.

Solo merece hoy estar aquí quien de corazón dice:

¡gracias!

Y sabe que tiene una obligación, una sola, con toda esa historia, con toda esa gente, con todo el universo: ser feliz.

Solo si te entrenas para ser feliz, tienes derecho a estar aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*